Los cultivos energéticos son una forma económica y segura de producir biomasa de bajo costo, producir beneficios ambientales y utilizar  tierras marginales.

La biomasa sólida se encuentra en residuos forestales, agrarios, agro industriales (como los ingenios azucareros) o forestales (como los aserraderos). Sin embargo podemos plantar biomasa y reforestar tierras marginales con gran beneficio ambiental.  La biomasa para energía se obtiene mayoritariamente de las industrias de pri­mera y segunda transformación de los productos agrícolas y forestales, de los residuos de explotaciones ganaderas, de los restos de aprovechamientos fores­tales, de los residuos de los cultivos y también de cultivos implantados y explotados con el único objetivo de la obtención de biomasa. A estos últimos se les denomina cultivos energéticos, pero no dejan de ser cultivos forestales o agrícolas. La ventaja fundamental de los cultivos es la predictibilidad de su dis­posición y la concentración espacial de la biomasa, asegurando el suministro.

La predictibilidad de la disposición de la materia prima es fundamental para cualquier industria, y la de la energía no es distinta.

lenosos de rotacion corta

Cultivos Leñosos

Cuales son los típicos cultivos energéticos que se consideran:

La concentración del recurso permite una gestión mecanizada, poco intensiva en mano de obra, y relativamente barata.
Los cultivos energéticos se pueden clasificar de muchas formas, por el tipo de suelo donde crecen, por el tipo de producto que se cosecha, etc. Según su apro­vechamiento final, los cultivos se pueden clasificar en:

A) Cultivos alcoholígenos para la producción de bioetanol a partir de pro­cesos de fermentación de azúcares.

B) Cultivos oleaginosos para la producción de aceites transformables en biodiésel

C) Cultivos lignocelulósicos, para la generación de biomasa sólida suscep­tible de su uso para distintas aplicaciones:

  • Térmicas, como climatización de edificios, agua caliente sanita­ria, y aplicaciones industriales (preparación de cualquier fluido de proceso).
  • Fabricación de combustibles más elaborados, con un valor aña­dido a la biomasa bruta, como astillas o pelets.
  • Cogeneración generalmente asociada a una actividad industrial, o generación eléctrica simple.
  • Obtención de biocarburantes de segunda generación.

Dada la experiencia en todo el mundo, los biocarburantes han sido extremadamente criticados por poseer diversos efectos negativos al reemplazar gasolina ya que en algunos casos utilizan materias primas alimentarias como el maíz. Es por ello que en muchos países y sobretodo en aquellos con tierras marginales como se ve en España, lo que predomina es cultivar biomasa para calor y electricidad.

Nuestro grupo, es un grupo internacional de expertos europeos y latino americanos, que nos dedicamos a promover el tercer grupo de cultivos fundamentalmente por motivos ambientales y por que nuestra visión y valores, promueven mayormente cultivos de tipo perenne en zonas mu marginales no aptas o extremadamente poco competitivas para la agricultura tradicional.

Entre nuestras alternativas promovemos agroforestación y reforestación para producir energías renovables.