Ence es una empresa líder en España en celulosa y en producción de energía renovable con biomasa, con una potencia instalada de 180 MW de biomasa.

ENCE es la antigua Empresa Nacional de Celulosa, que cambia su nombre a Grupo Ence tras su salida a bolsa en 1990. Se privatizó primero el 49%, y en 2001 el 51% restante. Es un grupo empresarial forestal español que se dedica al cultivo y transformación de maderas, siendo el primer propietario de bosques maderables de eucaliptus en Europa y segundo productor mundial de pasta de celulosa de este árbol.

La capacidad total actual de Ence podría abastecer a más de 570.000 hogares españoles y equivale al consumo de energía de casi 1.700.000 personas, tantas como habitan en la ciudad de Barcelona.

La energía renovable con biomasa tiene un enorme potencial de desarrollo en España, segundo país de la Unión Europea en superficies forestales. De hecho, es la única energía renovable que presenta un balance económico positivo por los beneficios generados dada su capacidad de creación de empleo, de desarrollo del medio rural y de contribución a la mejora del medio ambiente, tanto a través de la captura de CO2 como del cuidado y limpieza de los montes, con una reducción del riesgo de incendios de hasta un 70%.

Posee tres plantas productoras de pasta de celulosa en España, la más antigua de ellas en la ciudad gallega de Pontevedra, fundada en el año 1957.
Las otras dos plantas son de construcción más reciente, y se encuentran en la ciudad andaluza de Huelva y en la asturiana de Navia. En conjunto, su producción anual es del orden del millón de toneladas anuales de pasta de celulosa, generando 1.245.000 MWh de energía eléctrica al año (en 2003). Esta energía eléctrica procede de la combustión de la biomasa, no de combustibles fósiles, y es por tanto de origen renovable.

Posibilidades para América Latina

Ence empieza siendo una empresa de celulosa basada en Eucalipto y otros productos forestales. Ante las variaciones del mercado de la celulosa, ENCE se vuelca a una actividad que económicamente es rentable como es la biomasa para producir calor y electricidad. Con adecuada inversión y con bastante investigación y desarrollo, logra un esquema de producción de biomasa a partir de turnos cortos con Eucalipto y se vuelve la principal empresa productora de biomasa de cultivos energéticos en España.

El modelo fue exitoso desde el momento en que promueve claramente una sinergia entre la producción papelera y la producción de biomasa. En biomasa hablamos de unos precios que rondan en España los 40 a 60 € por tonelada seca y que permiten tarifas competitivas a nivel eléctrico. El modelo es replicable en América Latina y puede ser imitado en parte por empresas papeleras de similares características en México, Argentina, Perú, Brasil y Colombia.

El caso de ENCE es un caso éxito y posee enorme interés en Latino América ante costos mucho menores de la biomasa (y de los recursos agua, tierra y mano de obra) en América Latina pero de tarifas energéticas muchas veces más elevadas (caso de México) o en franco aumento como se verá en los próximos años en países donde el sector energético y las renovables tendrán necesidad de cambios importantes tales como el Perú, Argentina, México y Chile.

Algunas soluciones con viabilidad en América Latina, se encuentran aquí.