Un estudio de gran relevancia en la regeneración de los bosques tropicales mostró que los nuevos bosques tropicales de crecimiento pueden secuestrar hasta 11 veces la cantidad anual de carbono en la atmósfera en comparación con los bosques primarios.

7644d5217ca1f4039e7e6c008eda6e33

La vegetación de la segunda generación nacida de las perturbaciones naturales o humanos como desastres naturales, incendios, tala, la agricultura y más.

La nueva vegetación aprovecha al máximo los recursos de la luz, el agua y los nutrientes, crecen más rápido y capturar más de carbono de la atmósfera.

Esto no quiere decir que los viejos bosques deben ser abandonados debido a la atención humana durante miles de años han secuestrado carbono.

Los científicos involucrados en el estudio examinaron cerca de 1.500 parcelas y 45 sitios de bosques secundarios.

El  estudio completo  fue publicado en la revista Nature. Los resultados de la recuperación potencial de la biomasa por un período de 20 años en los bosques secundarios neotropicales se muestra en el siguiente mapa.

Dice un  artículo   de la BBC:

Las selvas tropicales son los más grandes terrestres sumideros de carbono en el planeta. La deforestación es visto como uno de los principales impulsores de las emisiones procedentes de las actividades humanas y se calcula que representa el 20% de todas las emisiones.

_88100049_map

Las partes de color púrpura en el mapa se refieren a un bajo potencial y el verde es el más alto potencial de regeneración

Susan Letcher explica en este artículo que:

La restauración forestal activa puede ser un proceso costoso, y puede que no sea rentable o incluso necesario en todos los casos en los paisajes con bajos niveles de. la degradación, la mera protección de los bosques jóvenes y que les permite desarrollar puede ser la mejor estrategia.

Ahora bien, si tenemos en cuenta la promoción de bosques jóvenes, reforestación y nuevas plantaciones dedicadas el sector de la pulpa y maderero si bien crece y aumenta ligeramente en el tiempo, no se basta solo para reverdecer el planeta sobretodo en zonas marginales. En este sentido, la propia gestión territorial y forestal, así como nuevas plantaciones biodiversas de rápido crecimiento o mixtas (“madera / energía” o “comida / energía“) permiten otro tipo de enfoques de alta sustentabilidad en muchas regiones actualmente degradadas, deforestadas y con bajos indices de biodiversidad o carbono y sin afectar la seguridad alimentaria. Algo muy defendido por las principales organizaciones como FAO dedicadas a velar por la sustentabilidad de la bioenergía.

Y lo cierto es que podemos generar siempre plantaciones de gran productividad y sustentabilidad que regeneren la materia orgánica del suelo. Para quienes no crean que un desierto se puede volver un sitio completamente verde y secuestrar CO2 les recomendamos ver estos videos:

Los bosques tropicales contienen la mayor parte de la biodiversidad del planeta y desde el inicio de la humanidad han proporcionado muchos servicios. La velocidad con la cual la biomasa puede restaurar los bosques secundarios ofrece una nueva oportunidad en la regeneración de la biodiversidad y la mitigación del cambio climático.