Un estudio de gran relevancia en la regeneración de los bosques tropicales mostró que los nuevos bosques tropicales de crecimiento pueden secuestrar hasta 11 veces la cantidad anual de carbono en la atmósfera en comparación con los bosques primarios.