El maíz para bioetanol posee baja sostenibilidad ambiental y las alternativas lignocelulósicas para segunda generación y electricidad son la tendencia actual.