El maíz para bioetanol posee baja sostenibilidad ambiental y las alternativas lignocelulósicas para segunda generación y electricidad son la tendencia actual. Estados Unidos y Europa han empezado con los biocarburantes ya desde hace dos décadas.